lunes, 30 de julio de 2012

El deporte en la Biblia


Ahora que estamos en medio de la celebración de las Olimpiadas de Londres 2012, aprovechemos para conocer qué dice la Biblia sobre el deporte, y qué enseñanzas valiosas podemos sacar de ella sobre él.

El deporte en tiempos de la Biblia

A manera de entender el contexto cultural antiguo, revisaremos muy brevemente cómo se veía el deporte en los tiempos de la Biblia.

Aunque el deporte, entendiéndolo como ejercicios y juegos que desarrollan nuestra condición física, seguramente existió desde siempre, alcanzó mayor prominencia con los griegos, quienes instituyeron los originales Juegos Olímpicos, que se celebraron desde el s. VIII A.C. hasta el s. IV D.C., los cuales fueron reinstaurados por el francés Pierre de Coubertin en 1896, y que seguimos celebrando hasta nuestros días.  Como su mismo nombre lo indica, originalmente estaban dedicados a los dioses del Olimpo.

Así que, aunque las prácticas deportivas tenían principios sabios como "mente sana en cuerpo sano", como lo enseñaba el filósofo griego Tales de Mileto (c.624 - c.546 A.C.), desafortunadamente, también se pervertían con idolatría a los dioses y, con las creencias que esto conllevaba, llegaron a extremos como que propiciaran la pederastia homosexual y, en Roma en sanguinarios circos de gladiadores.
Listón al campeón
Abundaré un poco sobre el primer extremo mencionado.  Son conocidas las imágenes de atletas desnudos en alfarería de la antigua Grecia.  Recuerdo que siempre las vi como una forma muy plástica y estética de presentar los bien formados cuerpos de los atletas; esas imágenes son, sin duda, obras artísticas apreciables.  Hay que decir que el cuerpo humano es una obra de Dios preciosa que, por sí sola, no debe considerarse sucia ni mala; en otra ocasión escribiré sobre esto pues sobre el sexo hay muchos aspectos malentendidos, pero eso es todo un tema que, por espacio, no abordaré ahora. 
Cuando fui a una exposición sobre el desnudo en el arte de la antigua Grecia en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, en una visita que le pidieron a uno de mis hijos de su escuela, aprendí detalles muy interesantes, pero también decepcionantes de la cultura griega.  Había una patente admiración del cuerpo humano que nos legó magníficas obras de arte.  Pero dada la degeneración que también había en su cultura, esos desnudos fueron tendiendo a presentar figuras masculinas con contornos y poses feminizados (estatuas de Dionisio), y exponiendo actividades de prostitución y pederastia homosexual en las que hombres maduros acudían a los gimnasios a observar a jóvenes y atractivos atletas, desde su adolescencia, para admirarlos y tener relaciones sexuales con ellos.
En los tiempos del Nuevo Testamento hay evidencias de gimnasios y estadios en Jerusalén y Samaria, así como de hipódromos.  Incluso, Herodes el Grande, rey de infame memoria (cf. Mateo 2), patrocinó las olimpiadas donando dinero y presidiendo él mismo la 192 olimpiada en el año 12 A.C.  Dado que la forma en que se practicaba el deporte no era siempre muy edificante, Pablo escribió:  Rechaza las leyendas profanas y otros mitos semejantes. Más bien, ejercítate en la piedad, pues aunque el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la venidera. 1a Timoteo 4.7-8 NVI  En otras palabras, reconoce el provecho del ejercicio físico, pero le da mucho mayor importancia a la piedad, que es el amor a Dios.

Habiendo revisado lo anterior, hay que decir que la Biblia habla muy poco del deporte.  Sin embargo, aparte de algunas menciones interesantes sobre prácticas deportivas, tiene muchos pasajes que se pueden aplicar muy bien a una provechosa praxis de éste.  Veamos a continuación cómo se aplican a aspectos importantes del deporte.

Salud

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios. 1a Corintio 6.19-20 NVI  Esto significa que debemos cuidar y respetar nuestro cuerpo, lo cual se traduce en procurar una sana alimentación, mantenernos en buena condición física, y evitar vicios perniciosos que deterioran nuestro estado físico.  Por supuesto, lo anterior es fundamental para practicar deporte, pero trasciende a lo que hagamos con este precioso equipo que Dios nos dio para sus propósitos en nuestras vidas.

Preparación

Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien? ¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! «No teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar.» Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 1a Pedro 1.13-15 NVI (énfasis mío)  Aquí vemos una lección en la que se nos enseña que el proceso de prepararse puede ser sufrido y tiene que ser continuo, pero que al final nos hace fuertes y confiados; lo cual sin duda podemos aplicar como la filosofía para un buen entrenamiento deportivo.  Esto lo podemos llevar a diferentes esferas dentro de nuestras vidas, siendo la más importante y la referida aquí específicamente:  Nuestra relación con Dios.  Parte de esa preparación es conocer su Palabra, con lo cual queremos ayudarte en este 'blog'.

Perseverancia

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3.12-14 RV95 (énfasis mío)  Este pasaje es una joya y es una clara alusión al correr.  Pablo parte de reconocer un estado de imperfección que aspira a alcanzar una meta, con una actitud de no enfocarse en el pasado, sino en "lo que está adelante".  Eso es toda una filosofía de vida que, una vez más, su aplicación máxima está en lo que el Mesías Jesús ("Cristo Jesús") nos enseña.

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, ... Hebreos 12.1 RV95 (énfasis mío)  Otra alusión al correr, específicamente, de distancia como los maratonistas que requieren de mucha paciencia, los cuales procuran correr ligeros para poder aguantar mejor todo el trayecto.  Así mismo debemos hacer en la larga carrera de la vida, despojarnos del peso del pecado (vanidad, resentimientos, envidias, etc.), y armados de paciencia, correr "ligeros de equipaje" para alcanzar la meta.

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Gálatas 6.9 NVI (énfasis mío)  Esta es una promesa de la Biblia que viene bien cuando parece que este mundo es muy ingrato, y que en el deporte lo vemos claramente después de dedicarnos diligentemente a él, ya sea en la pérdida de unos kilos de más, o de romper récords.

Competencia

Pero tú, hombre de Dios, huye de estas cosas y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. 1a Timoteo 6.11-12 RV95 (énfasis mío)  El pasaje viene de recomendar alejarnos de cosas que nos hacen mal y seguir las que nos hacen bien para pelear "la buena batalla", entendiendo ésta como una pelea benéfica que tenemos que librar constantemente en nuestras vidas.  La competencia en los deportes, llevada por buenos valores, es también una "buena batalla".

Juego Limpio

No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Filipenses 2.3 NVI  Este consejo es fundamental en nuestras relaciones con los demás para que estas sean efectivas y sinceras.  En los deportes, es conocido el dicho de que "no hay enemigo pequeño", lo cual es siempre sabio.  Por otro lado, el principio de humildad es contrario al de no tener escrúpulo en lastimar al oponente.

Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 2a Timoteo 2.5 RV95  En otra versión de la Biblia lo último se traduce como "si no compite según el reglamento" (NVI), lo cual es clarísimo como referencia al "juego limpio".

Ganar

... pero Sama se plantó en medio del campo y lo defendió, derrotando a los filisteos. El Señor les dio una gran victoria. 2a Samuel 23.12 NVI (énfasis mío)  Aquí se habla de un tal Sama que no vuelve a mencionarse en la Biblia, pero que para defender su tierra de los filisteos hizo lo que era propio, plantarse en medio de ella para pelear por ella.  Eso mismo es necesario para tener posibilidades de ganar:  Plantarse con firmeza para hacer lo propio.

¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan. Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado. 1a Corintios 9.24-27 NVI (énfasis mío)  Este pasaje hace menciones muy específicas sobre el deporte de correr y está lleno de lecciones.  Para los deportistas se nos dice que en la competencia, hay que buscar una meta, y que competir sin tener una no tiene sentido.  Por supuesto, la mención compara el "premio que se echa a perder" de los deportistas, que en ese entonces era una corona de olivo, con "uno que dura para siempre" que es vivir la eternidad con Nuestro Señor.  Es interesante comentar que el golpear y dominar el cuerpo se refiere aquí al "castigo" que nuestros cuerpos sufren cuando los sometemos a un gran esfuerzo, lo cual lo sabemos bien quienes hemos practicado algún deporte con cierta seriedad.  Sin embargo, esto se malinterpreta por algunos como una alusión a auto-azotarse, como lo hacen erróneamente algunos religiosos.

No hace bien comer mucha miel, ni es honroso buscar la propia gloria. Proverbios 25.27 NVI
 En otras palabras, nunca es bueno engolosinarse con la victoria por pura vanagloria.

Perder

Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: —Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará, porque ¿de qué le aprovechará al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Marcos 8.34-37 RV95  Finalmente, este pasaje nos enseña que nada hay más importante que salvar nuestra alma, ante lo cual, cualquier otra cosa pierde relevancia.  Así que, cuando nos toque perder, es natural que nos entristezca, pero tengamos en mente que no puede ser tan importante; así que no hagamos lo incorrecto con tal de ganar, no seamos "malos perdedores" y no nos quedemos atrapados en la amargura.

Conclusión de un corredor

La Biblia no es específica sobre muchos temas, pero puede aplicarse a todos los aspectos de la vida.  El deporte cubre una de las dimensiones de ésta:  La física, que no es tan importante como la espiritual (las otras son la emocional y la intelectual).  Sin embargo, todas son necesarias y complementarias.

El Biblioguero,
en modo corredor
En lo personal, he corrido desde que era adolescente, pero lo he hecho mucho más intensamente desde que me rompí el tendón de Aquiles jugando squash, lo cual fue hace 12 años.  Me gusta correr varios días a la semana y cuando puedo, casi todos.  He corrido muchas carreras de 5k, 10k, 15k, 10 millas, 26k pero sólo un maratón, así que me falta mucho por correr.  Me encanta dar todo lo que puedo en las carreras y en los entrenamientos en la pista; pero también correr en los parques y bosques de la ciudad escuchando música con buen ritmo.  Sin duda, es parte muy importante de mi vida y me ayuda a quitarme 'stress', convivir con amigos ya que corro con el gran equipo VO2máx, mantenerme sano y en buena condición.

Así que invito a mis amigos lectores que no practiquen algún deporte a que lo hagan, pues crean que Dios también quiere para ustedes los beneficios que trae.  Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente. 3a Juan 2 NVI

Un saludo de su amigo el Biblioguero.

-